Manuela, 64, Perú

Manuela y sus cerdos. (c) Antonio Olmos/HelpAge International.

"He criado ganado porcino aquí en Ventanilla durante 25 años. Cuando comencé este trabajo, no me imaginé que continuaría haciéndolo con 64 años.

"Mi marido y yo nos levantamos a las 5 de la mañana siete días a la semana, llenamos la carreta con los restos de comida que recogimos el día anterior y empujamos la carreta colina arriba, donde están los cerdos.

"La vida es cada vez más difícil porque los precios de la comida están aumentando. No podemos permitirnos comprar tanta comida como necesitamos. Pero nuestra principal preocupación es que la gente ya no compra carne tan a menudo como solía, porque los alimentos básicos como el arroz, el maíz y la sal han triplicado su precio en los últimos meses.

"Con una pensión...podría iniciar un pequeño negocio."

"Hay tantas cosas que me gustaría hacer si tuviese algún tipo de ingreso regular, como una pensión. Mi marido y yo podríamos comer mejor y con suerte mantenernos fuertes. Incluso tal vez podría iniciar un pequeño negocio.

"No es así como imaginé que sería mi vida. Cada día siento cómo se debilita mi cuerpo. Soy una mujer orgullosa y no quiero dejar de trabajar, pero si tuviese elección dejaría de criar cerdos mañana mismo."

Lee más historias sobre formas de vida de personas mayores en todo el mundo en nuestra web de Latinoamérica

Donate ahora.

eBoletín


Suscríbete gratis

Política de privacidad

X
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede configurar su navegador para impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque dicha acción podra ocasionar dificultades de navegación en la página web.
CÓMO CONFIGURAR
ACEPTAR

Tags for this page