Crisis en Gaza: Las personas mayores se enfrentan a una situación catastrófica

El conflicto en curso ha devastado todos los aspectos de la vida, dejando a las personas mayores entre las más vulnerables.

A sus 75 años, el Dr. Yehia Abed, director de operaciones de Juzoor, una organización no gubernamental de Gaza, ha sido testigo de más de 20 guerras. Pero nunca ha visto nada tan malo como la situación actual. El conflicto ha devastado todos los aspectos de la vida y ha dejado a las personas mayores entre las más vulnerables.

«Siempre hemos tratado a nuestros padres y abuelos con el máximo respeto; la buena comida y la comodidad eran prioritarias para ellos. Ahora, ese respeto ha tenido que ser pasado por alto debido a la escasez de alimentos y la destrucción generalizada de hogares. Las personas mayores prefieren dar su comida a los niños. Quieren paz y seguridad para sus hijos, no para ellos».

A menudo, los niños suplican a sus padres mayores que abandonen sus hogares y busquen seguridad, sólo para encontrarlos heridos o muertos la próxima vez que pueden visitarlos. La carga emocional puede ser abrumadora para todos. A pesar de estas circunstancias, Juzoor sigue comprometida con su misión, trabajando en los refugios para ofrecer formación esencial sobre cuestiones sanitarias y suministrando botiquines de primeros auxilios a enfermeras y médicos.

«Al principio creíamos que sería una solución a corto plazo, pero ha durado mucho más de lo que habíamos previsto», señaló el Dr. Abed. «Con el apoyo crucial de organizaciones internacionales -como HelpAge International- ahora estamos supervisando 70 instalaciones médicas en refugios que abarcan desde el norte hasta el sur de Gaza».

Estas instalaciones médicas son un salvavidas, ya que cuentan con un médico, una enfermera, una matrona y un especialista psicosocial. Pero atender la necesidad crítica de medicación, sobre todo para las enfermedades crónicas de las personas mayores, ha sido un reto importante.

«Dividimos los casos en agudos y los que pueden esperar, asegurándonos de que cada refugio esté equipado con suministros médicos esenciales. A falta de electricidad, dependemos de un generador eléctrico para hacer funcionar algunos equipos médicos».

El Dr. Abed destacó la resistencia y el apoyo de la comunidad. «La gente ha sido increíblemente solidaria, donando lo poco que tenían. Las organizaciones más grandes nos proporcionaron medicamentos y herramientas para ayudarnos a atender a las personas mayores. Sin embargo, sus necesidades superan lo que he mencionado, ya sean económicas, médicas o de salud mental. Incluso han perdido las mezquitas y los amigos y familiares con los que rezaban».

A pesar de sus esfuerzos, Juzoor sólo puede cubrir una parte de las necesidades que encuentran. «Sólo cubrimos el 5% de las necesidades de las personas mayores. Esa es la magnitud del problema. Cuando conseguimos encontrar una silla de ruedas, a menudo nos piden que se la demos a uno de sus hijos o nietos heridos o con una pierna amputada».

Dada la longevidad y la intensidad del conflicto, la ayuda de Juzoor ha adoptado un enfoque de salvamento. El apoyo de organizaciones internacionales les ha permitido distribuir dinero y ropa a las personas mayores, pero la necesidad era tan abrumadora que se han visto obligados a elevar la edad mínima para recibir asistencia de 60 a 65 años. El Dr. Abed y su equipo también han rastreado farmacias y almacenes dañados, adquiriendo medicamentos y suministros.

La escasez de alimentos ha provocado una malnutrición generalizada. «Yo soy un ejemplo viviente», dijo el Dr. Abed. «He perdido 20 kilos desde que empezó la guerra. No se trata de casos aislados de inanición; toda la población de Gaza está afectada. Hace meses que no se ven verduras frescas ni carne, y los precios de los alimentos se han disparado. Llevamos mucho tiempo sin ver un solo camión de alimentos. El impacto de la desnutrición en las personas mayores es grave, y sus posibilidades de recuperación son muy bajas».

El Dr. Abed describe la situación de Gaza como una crisis humanitaria de proporciones sin precedentes. Todos los aspectos de la vida han sido devastados por el conflicto, dejando a las personas mayores en una situación especialmente vulnerable.

La destrucción de las infraestructuras de Gaza significa que servicios esenciales como el agua y la electricidad son inexistentes. «¿Qué se puede esperar de una sociedad cuya infraestructura entera ha sido destruida?» cuestionó el Dr. Abed. «La gente está perdiendo sus casas, mientras que 32 hospitales y más del 60% de las escuelas han sido dañados o destruidos. No queda ni una sola universidad en funcionamiento, y la atención primaria de salud se ha paralizado. El empleo y los salarios son inexistentes en toda Gaza. Todo el mundo está confinado en refugios abarrotados, luchando por sobrevivir».

«Gaza nunca ha sido testigo de algo así», concluyó el Dr. Abed. «Sin embargo, persistimos en nuestra misión, evaluando y atendiendo continuamente las necesidades de las personas mayores».

Juzoor para la Salud y el Desarrollo Social es una organización no gubernamental palestina miembro de la red mundial HelpAge. Trabaja a escala nacional, dedicada a mejorar la salud y el bienestar de las familias palestinas y a promover la salud como un derecho humano básico.

Comparte

Colabora con HelpAge

Solo con una pequeña ayuda, el conocimiento, la experiencia y el liderazgo de las personas mayores puede marcar una gran diferencia para sus propias vidas y las de sus familias y comunidades.

También te puede interesar

Boletín de junio 2024

Los boletines de HelpAge International España son trimestrales. En este boletín destacamos las actividades de abril, mayo y junio de 2024.

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete para recibir nuestro boletín y las noticias de HelpAge International España.