Dum Ream, 72 años, Camboya

(c) Mayur Paul/HelpAge International

«Tres de mis nietos viven conmigo. Su padre ha muerto y su madre se ha vuelto a casar, por lo que la persona que les cuida soy yo. Es muy difícil para una persona de mi edad que cuide de niños pequeños, pero son muy nietos y he tenido que asumir este reto.

Soy miembro de la asociación de personas mayores (OPA) de mi pueblo (pueblo Donan, región Pragyan). Me gustan muchas los encuentros que organizan, pero muchas veces si tengo que trabajar o estoy enferma, envío a uno de mis nietos a las reuniones y ellos me cuentan lo que se ha debatido. Tengo muchos amigos que forman parte de la asociación y siempre hablamos de nuestros problemas, nuestro trabajo y compartimos cómo mejor criar a nuestros nietos».

(c) Mayur Paul/HelpAge International

«Siempre digo a los demás que cada niño es único y no existe una receta para criar niños, pero al compartir nuestros problemas nos hace sentirnos mejor y nos aconsejamos mutuamente. La asociación de personas mayores, junto con HelpAge, organiza campos de salud cada dos meses y es donde consigo mis medicamentos para la hipertensión.

HelpAge nos ha ayudado también con el pago de las matrículas para la escuela de los niños y para comprar la ropa que necesitaban. Si no hubiera sido por la ayuda de HelpAge, habría tenido que hacer muchos préstamos. Con los 20$ que recibo de HelpAge cada tres meses, puedo comprar arroz.

Me gano la vida haciendo fideos de arroz. Gracias a la asociación de personas mayores, he obtenido un préstamo de 20,000 riels (50$) para mi negocio. Sólo me cobran un 2% de interés, y lo pagaré tan pronto como lo pueda. Vendo los fideos de arroz en frente de mi casa porque ya no tengo las fuerzas para caminar con peso largas distancias. Los vendo por 500 riels, pero si puedo hay veces que voy de puerta en puerta para venderlos.

Hago todo esto porque quiero que mis nietos reciban una educación. Todo lo que quiero para mis nietos es que se beneficien de una educación. Quiero que los tres acaben sus estudios para que puedan triunfar en la vida. He visto en el pasado que los que han tenido una formación educativa son los que han encontrado un trabajo. Prefiero privarme a mí, pero que mis nietos lleguen a tener éxito. Voy a continuar a luchar por ellos hasta el día que me muera«.

Comparte

Colabora con HelpAge

Solo con una pequeña ayuda, el conocimiento, la experiencia y el liderazgo de las personas mayores puede marcar una gran diferencia para sus propias vidas y las de sus familias y comunidades.

Otros usuarios también leyeron

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete para recibir nuestro boletín y las noticias de HelpAge International España.