Exumeni, 67, Haití

Exumeni con una trabajadora de HelpAge La casa de Exumeni fue destruida en 2010 por el terremoto de Haití Frederic Dupoux/HelpAge International

Exumeni Paul es una viuda de 67 años de Puerto Príncipe. No tiene hijos. El terremoto destruyó su casa y se fue a vivir a una tienda que se desplomó y ahora está viviendo en otra tienda con una vecina y la familia de ésta. “Mi vecina y sus cuatro hijos duermen en una cama y yo duermo en el suelo sobre una pila de ropa. No sé cuándo podré volver a tener mi propio espacio”, dice.

Hay veces que no como nada durante varios días

La salud de Exumeni es delicada. Tiene dolor en sus piernas y problemas de memoria. “Tengo algunas medicinas, pero son muy fuertes y necesito tomarlas acompañadas de comida, pero a menudo no tengo qué comer. Intento alimentarme al menos una vez al día, pero ha habido momentos en los que no he comido nada durante varios días. Mi vecina me da comida cuando puede, pero ella tiene una familia propia a la que alimentar. Yo no tengo nada, ni si quiera una taza, un plazo o un bol. No tengo ropa tampoco. No poseo nada”, dice Exumeni.

Los desastres afectan a 350 millones de personas cada año

Cuando un desastre golpea es a las personas más débiles y vulnerables, como Exumeni, a las que normalmente afecta en mayor medida. Se estima que cada año las crisis y desastres afectan a cerca de 350 millones de personas. Con un 11% de la población mundial mayor de 60 años, esto significa que un número importante de las personas afectadas por situaciones de emergencia pertenecen a este grupo de edad. En emergencia, las personas mayores a menudo pueden contribuir con sus conocimientos y experiencia a paliar la situación de emergencia y ayudar en los esfuerzos de rehabilitación. Pero también se enfrentan a riesgos específicos. Por ejemplo, tienen mayor dificultad a la hora de acceder los puntos de distribución de agua y comida o de refugio temporal. Las personas mayores requieren necesidades nutricionales específicas que normalmente no se tienen en cuentan en las raciones de comida distribuidas.

Proporcionar cuidado médico a los grupos vulnerables

Desde que el terremoto asoló Haití, HelpAge ha estado trabajando en con contrapartes locales y con las personas mayores para reconstruir sus vidas. Además de facilitar asistencia a 25.000 personas mayores y sus familias, HelpAge ha conseguido que más de 13.500 personas ancianas accedan a una consulta médica y medicación gratuita. Se ha formado a más de 200 personas para que faciliten los cuidados básicos en más de 93 campos, realizando visitas a 4.000 de las personas más vulnerables de este colectivo.

Las personas mayores continúan siendo ignoradas en las respuestas humanitarias

A pesar del impacto tan particular que una emergencia tiene sobre las personas mayores, sus necesidades y capacidades continúan siendo ampliamente ignoradas en todas las fases de las respuestas ante la emergencia. Una recomendación clave propuesta por Ageing in the Twenty-First Century (Envejecimiento en el siglo XXI) es asegurar la inclusión del envejecimiento y las necesidades de las personas mayores en los programas de gestión y preparación ante desastres.

Donate ahora.

eBoletín


Suscríbete gratis

Política de privacidad

X
Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros para recopilar información y mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede configurar su navegador para impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque dicha acción podra ocasionar dificultades de navegación en la página web.
CÓMO CONFIGURAR
ACEPTAR