8 de marzo: No podemos olvidarnos de las mujeres mayores

Necesitamos abordar la relación entre la discriminación de género y la discriminación por edad

Las mujeres mayores constituyen una proporción muy significativa de la población mundial. Sin embargo, la relación entre la discriminación de género y la discriminación por edad hace que sean un grupo de población muy invisibilizado y que sus opiniones y necesidades sean permanentemente ignoradas por la sociedad. En este 8 de marzo, desde HelpAge International España, queremos visibilizar el trabajo y la participación social de las mujeres, tantas veces ignorado, no remunerado y poco valorado socialmente.

HelpAge International - 8 de marzo

Este 8 de marzo, Naciones Unidas centra la atención en el esfuerzo de las mujeres y niñas para construir una sociedad más igualitaria en el contexto de la pandemia bajo el lema: «Mujeres líderes: Por un futuro igualitario en el mundo de la Covid-19». Asimismo, la campaña Generación Igualdad y la 65ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, que tendrá lugar del 15 al 26 de marzo, ponen el acento en la necesidad de que las mujeres participen en la adopción de decisiones de forma plena y efectiva en la vida pública.

¿Qué lugar ocupan las mujeres mayores en esta esfera? A pesar de la enorme contribución de las mujeres mayores al bienestar de toda la sociedad, siguen infrarrepresentadas en los puestos de liderazgo y en la toma de decisiones. Si bien este es un problema que afecta a las mujeres de todas las edades, esta desigualdad es aún mayor en el caso de las mujeres mayores.  Por ello, hoy desde HelpAge, queremos recordar que es esencial abordar el problema de la desigualdad de género desde una perspectiva interseccional, prestando especial atención a aquellas mujeres que se enfrentan a varias formas de discriminación estructural, como las mujeres mayores. Necesitamos favorecer la participación de las mujeres mayores, escuchar sus voces y crear medidas y herramientas específicas dirigidas a garantizar sus derechos y su dignidad.

¿Cómo afectan las desigualdades de género a las mujeres mayores?

Las situaciones de violencia o discriminación que vivimos a lo largo de la vida aumentan en la vejez debido a la discriminación por edad. Por ello, las personas o grupos que se hayan enfrentado a situaciones de discriminación o vulnerabilidad tendrán más riesgo de sufrir pobreza, discriminación, abusos o abandono durante la vejez. Aunque la discriminación de género y la discriminación por edad nos afectan en todos los ámbitos de la vida, estas son algunas de las principales dificultades a las que las mujeres se enfrentan en edades avanzadas:

  • Mayor dependencia económica y riesgo de pobreza. En España, según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, las mujeres mayores cobran de media un 34,6% menos de pensión que los hombres: casi 5.872,86 euros menos al año euros menos. El desproporcionado trabajo de cuidados no remunerado que asumen las mujeres a lo largo de su vida tiene un impacto significativo en su seguridad financiera, su estatus y su bienestar, y esto tiene serias implicaciones para los derechos de las mujeres cuando llegan a edades avanzadas. Por ello, desde HelpAge, queremos señalar que reconocer, reducir y redistribuir el trabajo de cuidados no remunerado para permitir que las mujeres más jóvenes participen en la fuerza de trabajo no es suficiente si no se tiene en cuenta también la igualdad de derechos, las diferentes necesidades y las contribuciones específicas de las mujeres cuando son mayores.
  • Consecuencias en la salud de la discriminación de género y/o violencia. Haberse enfrentado a situaciones de discriminación o violencia tiene consecuencias directas en nuestra salud y bienestar. Las mujeres mayores que han vivido o viven situaciones de discriminación y violencia se enfrentan a mayores problemas crónicos de salud, así como depresión, ansiedad o estrés. Además, la discriminación estructural de género hace que tengan menor acceso a los servicios de salud (debido en gran parte a los menores recursos económicos) y peores diagnósticos. Por otro lado, existe una gran invisibilizción y desconocimiento general de la salud sexual de las mujeres mayores.
  • Mayor riesgo de soledad y falta de apoyos y cuidados. Según la encuesta de hogares del INE de 2019, el 72% de las personas mayores que viven solas son mujeres. Esto se debe, en gran parte, a que las mujeres tienen una mayor esperanza de vida que los hombres, pero también a que tienen menores recursos para buscar apoyo externo cuando son mayores y se quedan viudas y a que las mujeres mayores tienden a volverse a casar en menor medida que los hombres. Además, aquellas mujeres que han vivido relaciones violentas o muy marcadas por los roles de género, pueden enfrentarse a situaciones de mayor aislamiento social.
  • Invisibilidad e infravaloración social hacia las mujeres mayores. Los estereotipos de género afectan a las mujeres de todas las edades, pero hacen que las mayores pasen a ser totalmente invisibles. En nuestro ideario colectivo, el valor social de las mujeres ha estado ligado a su belleza, juventud y capacidad para ser madres y esposas. Esto hace que las mujeres mayores estén infrarrepresentadas en el cine, la publicidad y en los productos culturales en general y, cuando aparecen, lo hagan desde un papel secundario y cargado de estereotipos: son abuelas, amas de casa, con pocos estudios, débiles y torpes para la tecnología. Los estereotipos asociados a la vejez tienen un impacto muy fuerte en las personas mayores y, de forma especial, en las mujeres, y hacen que existan actitudes discriminatorias hacia ellas, prejuicios, paternalismo e infravaloración de sus necesidades, opiniones, deseos o inquietudes. Esta invisibilidad se hace evidente también en el hecho de que existan muy pocos estudios que aborden de forma profunda las desigualdades de género en la vejez y que, a pesar de todas las campañas a favor de la igualdad de género, aún existan muy pocas medidas e iniciativas dirigidas de forma específica a las mujeres mayores que viven situaciones de violencia.
Día de las mujeres - 8 de marzoLa participación social de las mujeres

A pesar de todas las desigualdades a las que se enfrentan, las mujeres mayores tienen un papel muy activo en nuestra sociedad, son voluntarias de organizaciones sociales, realizan trabajos no remunerados (aunque esenciales para la continuidad de la vida), ayudan a sus familias y, en definitiva, contribuyen al bienestar de toda la población.

Con el objetivo de visibilizar y valorar este enorme trabajo que hacen las mujeres mayores, HelpAge España y la Fundación «la Caixa» organizan el próximo miércoles 10 de marzo el coloquio virtual «Vivir la vejez en tiempos de Covid: una mirada desde las mujeres mayores«. La Doctora en Psicología y Especialista en Envejecimiento, Mercè Pérez Salanova, abordará desde una perspectiva de género la participación social del colectivo de personas mayores hoy y el reconocimiento de sus capacidades, junto con Blanca Romero, usuaria del Programa de Personas Mayores de la Fundación «la Caixa» en Huelva, que contará su experiencia en un acto en streaming presentado por la periodista y doctora en Comunicación Lola Bañón.

El evento puede seguirse en directo a través de YouTube

Comparte

Colabora con HelpAge

Solo con una pequeña ayuda, el conocimiento, la experiencia y el liderazgo de las personas mayores puede marcar una gran diferencia para sus propias vidas y las de sus familias y comunidades.

Otros usuarios también leyeron

El reto del Alzheimer y las demencias

Para reclamar un compromiso político que convierta al Alzheimer en una prioridad estratégica en los ámbitos científico, sanitario, social, asistencial y de derechos,

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete para recibir nuestro boletín y las noticias de HelpAge International España.