¿Celebración, observación o reconocimiento del fracaso? 20 años después del Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento

© Foto: In-Press Photography

Hace veinte años, la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento adoptó el Plan de Acción Internacional de Madrid sobre el Envejecimiento (MIPAA). Alexandre Sidorenko, miembro de la junta directiva de HelpAge y experto en políticas sobre el envejecimiento que coordinó la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, en la que se redactó el MIPAA, echa la vista atrás para ver qué progresos se han hecho, si es que se han hecho. Termina con algunas reflexiones personales sobre la guerra declarada a su país natal, Ucrania, y sobre cómo una sociedad que funcione para todas las edades estará siempre en peligro cuando el nacionalismo y el populismo se imponen.

Lee el artículo original en inglés.

1982: se celebra en Viena la Primera Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento

En realidad, la acción internacional sobre el envejecimiento comenzó hace cuarenta años, no veinte. Se puso en marcha en la primera Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento convocada por las Naciones Unidas y el gobierno austriaco en julio de 1982.

El Plan de Acción Internacional de Viena sobre el Envejecimiento, principal resultado de la primera Asamblea, sentó las bases de la acción política sobre el envejecimiento para los siguientes veinte años.

Produjo resultados contradictorios: avances innegables en la satisfacción de las necesidades y expectativas de las personas mayores en los países económicamente avanzados que se vieron contrarrestados por el letargo político en los países menos desarrollados.

¿A qué se debe esta discrepancia? El mundo en vías de desarrollo simplemente tenía una demografía mucho más joven y retos mucho más inmediatos a los que enfrentarse, ya sean políticos, sanitarios, sociales o económicos. Y, sin embargo, cada vez hay más evidencias de que en los países en desarrollo el cambio demográfico y el envejecimiento de la población se producirán a una escala sin precedentes y a una velocidad excepcional. 

2002: se celebra la Segunda Asamblea Mundial en Madrid

Veinte años más tarde, una de las tareas centrales de la Segunda Asamblea Mundial de Madrid fue colmar las lagunas globales en la acción sobre el envejecimiento, abordando las oportunidades y los retos del envejecimiento de la población y de las personas en los países que se encuentran en las distintas etapas de la transición demográfica.

Otra tarea fundamental fue proponer medidas para armonizar el envejecimiento demográfico y el desarrollo social. Al mismo tiempo, la salud, la independencia, la seguridad y la protección de los ciudadanos de edad avanzada seguían siendo prioridades políticas fundamentales.

Durante los preparativos de la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento -que luego acordaría el MIPAA-, la secretaría de la ONU intentó identificar por qué se había avanzado tan poco tras el Plan de Acción de Viena. Se destacaron los siguientes obstáculos:

  • Falta de recursos, tanto humanos como financieros.
  • Escasa prioridad política de las cuestiones relacionadas con el envejecimiento
  • Escasa infraestructura nacional sobre el envejecimiento.

En todas las revisiones y evaluaciones de la MIPAA desde 2002 se han identificado los mismos obstáculos para la acción.

Está claro que algo está fallando en el mundo del envejecimiento internacional: ¿Qué nos está frenando?

El progreso en la implementación del MIPAA se evalúa cada cinco años. La cuarta revisión y evaluación está actualmente en curso y sus conclusiones serán analizadas por varios organismos regionales de la ONU este y el próximo año a nivel mundial. Las conclusiones de las tres revisiones y evaluaciones anteriores del MIPAA son decepcionantes y se caracterizan por algunos avances en algunas áreas y pocos avances, si es que hay alguno, en muchas otras áreas señaladas en el plan. Para quienes hemos seguido la historia de las acciones internacionales sobre el envejecimiento desde la primera Asamblea Mundial en 1982, este resumen resulta dolorosamente familiar.

El informe de la ONU de 2013 sobre el envejecimiento señaló que la aplicación del MIPAA en muchos países no ha promovido el envejecimiento como una prioridad de desarrollo. La discrepancia entre la política legislada y su aplicación sobre el terreno sigue siendo un obstáculo persistente, que refleja esencialmente un compromiso político limitado sobre el envejecimiento o, de nuevo, una falta de voluntad política.

También hay obstáculos fundamentales a nivel internacional.

Coordinación mundial deficiente, falta de financiación crónica y cambio de responsabilidades

Uno de estos obstáculos es la insuficiente coordinación del proceso de aplicación mundial, que a su vez refleja la escasa prioridad que se da al envejecimiento dentro del sistema de la ONU. El punto focal global sobre el envejecimiento dentro de la secretaría de la ONU sigue siendo ridículamente pequeño, con solo tres profesionales que apoyan el proceso de seguimiento global de la implementación.

La escasez de personal profesional en el punto focal global de la ONU se ha compensado en cierta medida al trasladar el enfoque del seguimiento de la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento y la implementación de la MIPAA al nivel regional, bajo la supervisión de las comisiones regionales de la ONU.

Las propuestas de establecer, dentro o fuera de la ONU, una organización internacional para coordinar y apoyar las acciones sobre el envejecimiento basadas en la evidencia nunca han obtenido el apoyo de los Estados miembros de la ONU ni de patrocinadores independientes.  

Los principales puntos débiles de la MIPAA

Una opción para actuar más que un requisito legal

El propio MIPAA tiene deficiencias de aplicación: no es un documento jurídicamente vinculante, por lo que los gobiernos no son responsables de informar sobre sus avances nacionales en la aplicación del Plan. Varias décadas de incansables esfuerzos por parte de organizaciones no gubernamentales, como HelpAge International, y unos pocos gobiernos comprometidos no han dado lugar hasta ahora a un consenso mundial para desarrollar un instrumento jurídicamente vinculante sobre el envejecimiento, como una convención o un pacto internacional.

Los países reciben muy poco apoyo técnico y la falta de datos fomenta la apatía

Las deficiencias de coordinación también se manifiestan en el escaso apoyo técnico que se presta a la mejora de la capacidad nacional en materia de envejecimiento en los países menos desarrollados. En la actualidad, este apoyo lo proporciona exclusivamente el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA).

Otra de las limitaciones de la Secretaría de la ONU sobre el Envejecimiento es su escasa capacidad analítica para garantizar una aplicación de la MIPAA basada en pruebas. Para establecer una base de datos sólida para la acción internacional sobre el envejecimiento, hace unos veinte años se propuso la creación de una base de datos en Internet de políticas públicas sobre el envejecimiento. Esta base de datos, vinculada al programa de las Naciones Unidas sobre el envejecimiento, podría garantizar un intercambio internacional continuo de conocimientos y experiencia en el diseño y la aplicación de políticas sobre el envejecimiento. Esta propuesta, que sigue siendo válida hoy en día, recibió el apoyo específico del gobierno holandés, pero fue abandonada durante los preparativos de la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento.

No hay un fondo específico para el envejecimiento

Tras la primera Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, el Fondo Fiduciario de la ONU para el Envejecimiento prestó un apoyo sustancial a las actividades de cooperación técnica. Los recursos del Fondo de la ONU, aunque limitados, ayudaron a promover la aplicación del Plan de Acción de Viena en los países en desarrollo y en los países en transición.

Poco antes de la Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento, los recursos del Fondo se agotaron y nunca resurgieron debido a los escasos esfuerzos de recaudación de fondos. Más recientemente, la COVID-19 ha demostrado que la recaudación de fondos para el envejecimiento es prácticamente inconcebible en un mundo con una empatía en declive y un egoísmo estatal floreciente, enmarcado por ideologías y políticas nacionalistas populistas y muy virulentas.

¿Parece más prometedor el futuro de la acción sobre el envejecimiento?

La pandemia actual y la futura realidad postpandémica requieren cambios fundamentales en los enfoques políticos, incluida la política sobre el envejecimiento. La elección más difícil es entre un ajuste cosmético y una revisión radical. Pero es necesario hacer esa elección, y el año del aniversario ofrece esa oportunidad.

Se necesita una revisión y un replanteamiento radical para aprovechar el potencial de sociedades maduras

El contenido del MIPAA y sus estrategias regionales de aplicación requieren una revisión escrupulosa de sus objetivos y de las medidas propuestas: qué hay que añadir y qué hay que eliminar.

Los esfuerzos para satisfacer las necesidades de las personas mayores deben complementarse con esfuerzos proactivos para adaptar la sociedad a la transición demográfica y construir una sociedad para todas las edades, tal y como prevé el MIPAA.

Las medidas persistentes para promover el curso de la vida y la cohesión multigeneracional deben establecer la dimensión preventiva de la política sobre el envejecimiento. Es necesaria una sólida dimensión preventiva para reducir el impacto negativo del envejecimiento de la población y aprovechar el potencial de las sociedades maduras.

El mundo debe disponer de una visión clara y de herramientas prácticas para adaptarse a la transición demográfica. En definitiva, hay que sustituir la política del envejecimiento por la política de la longevidad.

Y he aquí cómo

El centro de coordinación mundial de la ONU sobre el envejecimiento debe transformarse en un verdadero centro de coordinación con recursos financieros y humanos suficientes para proporcionar apoyo técnico y conocimientos políticos. Lo ideal sería crear una entidad internacional sobre el envejecimiento, preferiblemente fuera de la ONU.

Habría que dar una perspectiva sólida a un instrumento internacional jurídicamente vinculante sobre el envejecimiento, una convención largamente esperada.   

La pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto numerosas lagunas en la cooperación internacional en diversos ámbitos de la política sanitaria, social y económica, incluida la política sobre el envejecimiento.

La crisis puede convertirse en oportunidad

Una visión que, desde la famosa declaración de John F. Kennedy, ha inspirado los esfuerzos por resolver los problemas y convertirlos en estímulos para el desarrollo.

El vigésimo aniversario del MIPAA ofrece un pretexto para un análisis reflexivo y una revisión de las acciones sobre el envejecimiento.

¿Aceptaremos el reto?

***

Comencé a escribir estas notas a principios de febrero de este año, cuando había indicios de que la pandemia estaba disminuyendo. La luz al final del túnel se hacía más brillante y las esperanzas de superar los dos años de sufrimiento aumentaban. Se empezaron a diseñar e implementar planes de adaptación a la nueva realidad. La mañana del 24 de febrero, el mundo se sumió en la oscuridad. Mi país, Ucrania, fue atacado por las fuerzas militares de Rusia. No soy un experto político, ni un experto militar, soy incapaz de predecir cómo y cuándo terminará esta guerra. Pero su curso demuestra una vez más que el populismo, la desinformación y el egoísmo nacional son fatales para una civilización si no puede o tiene miedo de defenderse. Así pues, mi país está luchando solo y las personas mayores ucranianas están entre las principales víctimas civiles.

Comparte

Colabora con HelpAge

Solo con una pequeña ayuda, el conocimiento, la experiencia y el liderazgo de las personas mayores puede marcar una gran diferencia para sus propias vidas y las de sus familias y comunidades.

También te puede interesar

Boletín de junio 2024

Los boletines de HelpAge International España son trimestrales. En este boletín destacamos las actividades de abril, mayo y junio de 2024.

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete para recibir nuestro boletín y las noticias de HelpAge International España.