El impacto de la crisis de la COVID-19 en las personas mayores con trabajos informales

24/05/2021

HelpAge International y Women in Informal Employment: Globalizing and Organizing (WIEGO) han realizado un estudio sobre el impacto de la COVID-19 en las personas mayores con trabajos informales. El estudio analiza el efecto que ha tenido la crisis en sus ingresos, en sus patrones de trabajo y en su acceso a las medidas de ayuda. Descarga el informe (en inglés) para conocer las principales conclusiones y recomendaciones políticas.

En los países con bajos ingresos, menos del 20% de las personas de 60 años o más tienen seguridad de ingresos a través de una pensión, y las mujeres tienen menos probabilidades que los hombres de tener una pensión. Esto hace que muchas personas mayores se encuentren en una situación de gran precariedad y que dependan de empleos informales para poder subsistir. Cuando llegó la COVID-19, las personas mayores trabajadoras en la economía informal vieron cómo se hundían sus ingresos y cómo el retorno a sus medios de vida anteriores a la COVID-19 era mucho más lento que el de las personas más jóvenes. 

Tal y como muestra el informe, las pensiones sociales han sido eficaces para garantizar la seguridad de los ingresos y el bienestar de las personas mayores durante la crisis de la COVID-19: las personas mayores que viven en países con pensiones sociales en vigor han podido recibir una ayuda a los ingresos.

El estudio se ha realizado con trabajadores y trabajadoras informales de 60 años o más en Bulgaria (Pleven), Ghana (Accra), India (Ahmedabad, Delhi y Tiruppur), México (Ciudad de México), Perú (Lima), Senegal (Dakar), Sudáfrica (Durban), Tanzania (Dar es Salaam), Tailandia (Bangkok) y Estados Unidos (Nueva York).

El impacto de la COVID-19 en el trabajo informal

Estas son las principales recomendaciones del estudio: 

1. Reforzar y hacer accesible la protección social para todas las personas mayores, incluyendo el acceso universal a las pensiones y a los servicios sanitarios y asistenciales.
2. Garantizar la seguridad de los ingresos para todas las personas mayores mediante la aplicación de pensiones sociales universales y no contributivas. De esta forma, se reconocería la cantidad de trabajo no remunerado y de cuidados realizados por de las personas mayores y sería especialmente importante para las mujeres, que suelen estar en desventaja en los sistemas de seguridad social. 
3. Garantizar que las políticas del mercado laboral incluyan a los trabajadores y trabajadoras mayores y combatir la discriminación por edad en el mundo del trabajo. Los gobiernos, los interlocutores sociales y las agencias deben garantizar que estas políticas e políticas e intervenciones sean accesibles para las mujeres y los hombres mayores. Cuando sea pertinente, deben ofrecerse a las personas mayores intervenciones específicas de desarrollo de competencias y de empleabilidad.

Más información en la página web de HelpAge International

Comparte

Colabora con HelpAge

Solo con una pequeña ayuda, el conocimiento, la experiencia y el liderazgo de las personas mayores puede marcar una gran diferencia para sus propias vidas y las de sus familias y comunidades.

Otros usuarios también leyeron

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete para recibir nuestro boletín y las noticias de HelpAge International España.