Hacer realidad el cambio: 10ª Sesión del Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre Envejecimiento de Naciones Unidas

24/04/2019

Redactado por Bridget Sleap, Asesora sobre Derechos de las personas mayores de HelpAge International.

Como representante de HelpAge he tenido el privilegio de asistir a cada sesión del Grupo de Trabajo de Composición Abierta sobre Envejecimiento de Naciones Unidas (OEWGA) y de ser testigo de todo el trabajo que se ha estado realizando.Cada año, las organizaciones de la sociedad civil, los activistas de mayor edad, los gobiernos y las instituciones sobre derechos humanos de distintos países debaten y participan en distintas actividades que nos acercan cada vez más hacia una Convención sobre los derechos de las personas mayores. Pero en esta décima sesión de trabajo del OEWGA me pregunto si los que estamos en la sala de conferencias de Naciones Unidas nos hemos parado a pensar qué significa envejecer para nosotros mismos.

Cuando lo hago, me da miedo. Mi temor no es ser mayor, quiero vivir una vida larga, sino la forma en que la gente me tratará cuando lo sea.

Temo que la gente deje de escucharme porque lo único que vean sea a una mujer mayor. Temo que, si necesito apoyo, las cosas que me hacen ser quien soy se pasarán por alto, me veré forzada a vivir una rutina que no quiero, forzada a comer carne aunque sea vegetariana, forzada a que me vaya a la cama a las 6 de la tarde, sedada y con pantalones de incontinencia porque no hay nadie disponible para ayudarme a ir al baño en medio de la noche.

No he tenido miedo de ninguna otra etapa de mi vida, ¿por qué sí de mi edad más avanzada? ¿Es porque vivimos en un mundo donde somos considerados menos personas una vez que somos mayores?

OEWGA

Y esto sucede en todas las culturas, como lo demuestra nuestro nuevo informe de HelpAge International “Vivir, no solo sobrevivir”. Las personas mayores de todo el mundo, cuando les preguntamos sobre sus derechos, nos dicen que reciben una pensión tan baja que no les permite subsistir en Kenia o que se burlan de ellas porque quieren aprender a leer o escribir en Nepal.

Me asusta la falta de dignidad y la humillación de estas situaciones.

Tenemos el poder de hacer que el cambio suceda.

Pero está bien tener miedo… y cuando acepto mi miedo es cuando puedo ver que no tiene por qué ser así. Todos tenemos el poder de hacer que se produzca un cambio y procesos, como el Grupo de Trabajo de Naciones Unidas, son oportunidades únicas que debemos aprovechar.

El Grupo de Trabajo comienza su décimo período de sesiones en una posición de fuerza sin precedentes. Ahora forma parte del calendario oficial de Naciones Unidas y cuenta con los recursos necesarios. Nuestro trabajo está estructurado y enfocado en discusiones sistemáticas sobre cómo se aplican los diferentes derechos humanos en la vejez y cuáles son los diferentes elementos de estos derechos. Y, por primera vez en esta décima sesión, los estados están discutiendo posibles acuerdos sobre los derechos de las personas mayores, sentando las bases para una futura convención. Mientras tanto, esto les ayuda a mejorar la implementación de los compromisos que ya han ido adquiriendo sobre los derechos humanos de las personas mayores.

Pero gran parte del trabajo se desarrolla entre la celebración de las sesiones anuales.

En este sentido, cada año, personas mayores y organizaciones de la sociedad civil se reúnen con sus gobiernos y con las distintas instituciones de derechos humanos que existen en cada país. Los estados organizan reuniones entre sesiones. La coalición de organizaciones de la sociedad civil que apoya una nueva convención sobre los derechos de las personas mayores, la Alianza Global por los Derechos de las Personas Mayores (GAROP), coordina y orienta las reuniones a nivel regional. Y la Alianza Global de Instituciones Nacionales de Derechos Humanos tiene un grupo de trabajo específico sobre los derechos de las personas mayores.

Nuestro compromiso y tenacidad son vitales.

El hecho de que nos reunamos por décima vez demuestra el compromiso y la tenacidad de quienes reconocen que la dignidad y la igualdad en la vejez son fundamentales para lograr una sociedad equitativa y justa, y que es algo que ya no podemos ignorar.

El hecho de que nos reunamos por décima vez en un clima económico y político hostil con los derechos humanos y la cooperación también da testimonio de la fortaleza de este proceso, un proceso que avanza inexorablemente hacia una convención de Naciones Unidas sobre los derechos de las personas mayores.

Los logros del Grupo de Trabajo cambiarán las vidas de las personas mayores en todo el mundo. También ayudaran a que comprendamos mejor los derechos humanos, que están en constante evolución, y lo que significan para todos nosotros. No se puede subestimar la importancia que tiene.

Entonces, mientras discutimos en una sala de conferencias en Nueva York durante varios días sobre los derechos a la seguridad social y a la educación, les pediremos a todos que paren un minuto y que piensen por qué cuando somos mayores se nos trata injustamente y cómo podemos cambiar esto.

Tal vez entonces todos tengamos un poco menos de miedo.

Comparte

Colabora con HelpAge

Solo con una pequeña ayuda, el conocimiento, la experiencia y el liderazgo de las personas mayores puede marcar una gran diferencia para sus propias vidas y las de sus familias y comunidades.

Otros usuarios también leyeron

El reto del Alzheimer y las demencias

Para reclamar un compromiso político que convierta al Alzheimer en una prioridad estratégica en los ámbitos científico, sanitario, social, asistencial y de derechos,

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete para recibir nuestro boletín y las noticias de HelpAge International España.