Pobreza y situación de las personas mayores

17 de octubre – Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza

Desde HelpAge España queremos reivindicar la necesidad de prevenir y proteger a todas las personas contra la pobreza y la exclusión social a lo largo de todas las etapas de la vida. Las desigualdades sociales y la discriminación por razón de edad impiden a las personas mayores ejercer sus derechos y disfrutar de una vida digna, saludable y segura. Es necesario garantizar un sistema de pensiones sociales, con perspectiva de género, que permita a las personas mayores tener independencia económica y poder acceder a los bienes y servicios en igualdad de condiciones.

Podemos identificar muchas situaciones que son causa de pobreza entre las personas mayores, pero se pueden destacar dos como las más importantes. La primera es que las desigualdades se acrecientan y se acumulan a lo largo de la vida, por lo que en la vejez el impacto de estas desigualdades se radicaliza, bien aumentando el riesgo de pobreza o bien agravando una situación de pobreza ya existente. La segunda razón es que la discriminación por razón de edad que existe, social y estructuralmente, impide a las personas mayores ejercer sus derechos o disfrutar de bienes y servicios que les corresponden. En este sentido, los prejuicios y estereotipos que socialmente se asocian a la vejez hacen que a las personas mayores se les atribuya un menor valor social que las excluye, pudiendo encontrar dificultades para acceder a un trabajo digno, a tratamientos y pruebas médicas que garantizaran su salud y su autonomía o a medidas de protección social o de seguridad social en igualdad de condiciones que las demás personas. 

Como consecuencia de estas situaciones, encontramos altos niveles de pobreza entre las personas mayores, especialmente entre las mujeres mayores y las personas mayores de edades más avanzadas. Las desigualdades de género y la discriminación a la que se enfrentan las mujeres a lo largo de toda la vida para acceder a un trabajo digno tienen un impacto muy negativo en la seguridad económica de las mujeres mayores. Debido a esto, las mujeres mayores tienen tasas más altas de pobreza, tanto en países desarrollados como en desarrollo, al contar con menos recursos económicos, sociales y culturales a los que recurrir.

Según el informe “El mapa de la pobreza severa en España” de EAPN, el 4,4% de las personas jubiladas está en pobreza severa en nuestro país. Tal y como indica este informe, es importante destacar que la práctica totalidad de los ingresos de las personas jubiladas están determinados por el importe de las pensiones que reciben. Es decir, las personas mayores están en pobreza severa por una cuestión puramente estructural que no pueden modificar por sí mismas. Según el documento de la OCDE “Old-age income poverty”, en promedio, el nivel de pobreza entre las personas de 66 a 75 años es del 11% aproximadamente, mientras que el de las personas mayores de 75 años asciende hasta el 15% aproximadamente. Además, solo alrededor del 20% de las personas mayores de los países de renta baja tienen acceso a una pensión y las mujeres mayores tienen aún menos probabilidades de acceder a una pensión que los hombres mayores.

A nivel mundial, más de dos tercios de las personas mayores por encima de la edad de jubilación reciben una pensión. Sin embargo nos encontramos con grandes diferencias. Mientras que en Europa el 95% de las personas mayores tienen acceso a una pensión, en el África subsahariana, el sur de Asia y los Estados árabes la media es inferior al 30%.

Desde HelpAge España creemos que es esencial garantizar el derecho a la seguridad social y a la protección social para prevenir y proteger a todas las personas contra la pobreza y la exclusión social a lo largo de todas las etapas de la vida.

Creemos necesario también garantizar un sistema de pensiones sociales, con perspectiva de género, que garantice un ingreso mínimo para que las personas mayores puedan vivir con independencia y libres de violencia, abusos y abandono. Además, debido al impacto tan negativo que tiene la pobreza sobre la salud de las personas, que se cronifica en la vejez, sería necesario garantizar la cobertura de salud universal que fomente el máximo nivel de salud, de autonomía y de calidad de vida de las personas en edades avanzadas. En este sentido, una Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas Mayores sería un instrumento muy importante que apoyaría a las personas mayores en situación de pobreza al garantizar sus derechos humanos más básicos.

Comparte

Colabora con HelpAge

Solo con una pequeña ayuda, el conocimiento, la experiencia y el liderazgo de las personas mayores puede marcar una gran diferencia para sus propias vidas y las de sus familias y comunidades.

Otros usuarios también leyeron

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete para recibir nuestro boletín y las noticias de HelpAge International España.