Violencia contra las mujeres mayores.

20/02/2019

Violencia contra las mujeres mayores

La violencia contra las mujeres es una violación sistemática y generalizada de los derechos humanos y afecta a mujeres y niñas de todas las edades. Las mujeres mayores son víctimas de violencia, abuso y abandono por su género, pero también por su edad, debido a los prejuicios y a los estereotipos deshumanizadores que existen sobre las personas mayores y que están profundamente arraigados en las sociedades. Estas actitudes perpetúan las normas sociales que toleran la violencia, el abuso y el abandono en la vejez y el estigma social que rodea estas situaciones hace que a las mujeres mayores les resulte muy difícil, cuando no imposible, acceder a una reparación de sus derechos o del daño causado, o bien, recibir el apoyo adecuado.

En los últimos años, la atención puesta en la violencia que se ejerce contra las mujeres mayores ha aumentado, pero no a un ritmo que resulte satisfactorio. En este sentido, los ordenamientos jurídicos internacionales, regionales y nacionales, la mayoría de las investigaciones, de las políticas y de los programas diseñados para abordar y prevenir la violencia contra las mujeres y las niñas no abordan adecuadamente la violencia, el abuso y el abandono al que son sometidas las mujeres mayores.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 5 que contiene el compromiso de «lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y las niñas». En relación con la violencia contra las mujeres y las niñas se estableció un límite máximo de edad en los indicadores por lo que las mujeres mayores de 49 años son ignoradas de forma sistemática en la recogida de datos, a pesar de que representan casi la cuarta parte de la población femenina del mundo. Existe la creencia de que son las mujeres más jóvenes las que experimentan violencia, pero este hecho no es más que un estereotipo porque los datos que existen sobre la violencia física y sexual contra las mujeres mayores de 49 años demuestran que la violencia continúa en edades más avanzadas.

Por tanto, la violencia contra las mujeres mayores se produce y, sin embargo, permanece oculta. Desde HelpAge creemos que es necesario que se realicen más investigaciones para comprender e identificar con precisión cuáles son los tipos de violencia contra las mujeres mayores y cuáles son los factores de riesgo y las causas que los provocan. En una consulta realizada por HelpAge, las mujeres mayores manifestaron que existen diversos factores de riesgo que transversamente incrementan la violencia contra ellas. Por ejemplo, hacían referencia a vivir con discapacidades, ser emigrante o refugiada, vivir en áreas rurales, tener bajos niveles de alfabetización o estar soltera o viuda.

Definición de abuso de las personas mayores.

Con frecuencia, la violencia contra las mujeres y los hombres mayores se conceptualiza como “maltrato a personas mayores”. No existe una definición global de maltrato a personas mayores porque tampoco existe una definición jurídica de “persona mayor”, lo que contribuye a la ausencia de datos sobre la violencia, el abuso y el abandono experimentados en edades avanzadas. El abuso de las personas mayores se define como un acto único o repetido, o falta de una acción apropiada, que ocurre dentro de cualquier relación en la que existe confianza, que causa daño o angustia a una persona mayor. Esta definición no tiene en cuenta la violencia sistémica y estructural, ni que los perpetradores no sean personas de confianza. Además, las definiciones de abuso a las personas mayores, a menudo, no incluyen la perspectiva de género en la violencia. Por otro lado, las políticas y los programas sobre violencia contra las mujeres y las niñas no contemplan cómo se experimenta y se manifiesta esa violencia en la vejez. Si no se tiene en cuenta la relación entre edad, género y violencia, las personas de más edad pueden permanecer invisibles dentro de los sistemas que previenen el maltrato y la violencia doméstica a las personas mayores.

La protección de las mujeres y los hombres mayores es insuficiente porque no existen normas universales de derechos humanos que aborden específicamente la violencia, el abuso y el abandono de las personas mayores y de forma específica de las mujeres mayores. La adopción de tales estándares universales dentro de una convención sobre los derechos de las personas mayores proporcionaría a cada gobierno un instrumento para que su legislación nacional esté en línea con los estándares internacionales de derechos humanos.

Comparte

Colabora con HelpAge

Solo con una pequeña ayuda, el conocimiento, la experiencia y el liderazgo de las personas mayores puede marcar una gran diferencia para sus propias vidas y las de sus familias y comunidades.

Otros usuarios también leyeron

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete para recibir nuestro boletín y las noticias de HelpAge International España.