Día de las Mujeres Rurales

15/10/2020

El 15 de octubre se celebra el Día Internacional de las Mujeres Rurales para crear conciencia sobre las luchas de las mujeres que viven en el campo y reconocer su papel fundamental en nuestra sociedad. Naciones Unidas dedica la celebración de este año a la resiliencia de las mujeres rurales a raíz de la covid-19.

A pesar de hacer una labor fundamental para el desarrollo y el progreso del conjunto de la población, el trabajo de las mujeres que viven en el campo sigue invisibilizado e infravalorado. Las mujeres rurales viven múltiples formas de discriminación y pobreza y tienen menos acceso a recursos y derechos básicos. Muchas de ellas trabajan sin contrato, lo que impide que tengan la posibilidad de tener acceso a prestaciones por desempleo, bajas laborales, vacaciones o pensiones de jubilación.

Además, la discriminación estructural sigue limitando el poder de las mujeres rurales y todo ello hace que durante la vejez se enfrenten a mayor riesgo de exclusión y pobreza. Según Naciones Unidas, a nivel mundial y con muy pocas excepciones, todos los indicadores de género y desarrollo muestran que las campesinas se encuentran en peores condiciones que los hombres del campo y que las mujeres urbanas. La pandemia también ha aumentado la vulnerabilidad de los derechos de las mujeres rurales a la tierra y los recursos y las inversiones con perspectiva de género en las zonas rurales se encuentran en un estado crítico.

Judith Escribano - Age International

En Europa, las zonas rurales están atravesando un duro proceso de despoblación unido a una mayor tasa de envejecimiento. La falta de servicios y las pocas oportunidades de formación y de empleo de calidad empujan a la población más joven a emigrar hacia las ciudades. A pesar de que la despoblación de las áreas rurales se asocia en muchas ocasiones al envejecimiento generalizado, existe una relación directa entre la situación de las mujeres en el medio rural y la despoblación, tanto en sus causas como en sus consecuencias.

En España, dos de cada tres personas que emigran del campo a la ciudad son mujeres y, además, gran parte de las mujeres que viven en municipios pequeños son mayores: más de un tercio de las mujeres que viven en pueblos de menos de 1.000 habitantes tienen más de 65 años. Debido al recorte en servicios básicos como la sanidad, los cuidados a personas dependientes o la educación, las mujeres asumen gran parte de estas tareas y cargan con una doble o triple jornada laboral.

Comparte

Colabora con HelpAge

Solo con una pequeña ayuda, el conocimiento, la experiencia y el liderazgo de las personas mayores puede marcar una gran diferencia para sus propias vidas y las de sus familias y comunidades.

Otros usuarios también leyeron

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete para recibir nuestro boletín y las noticias de HelpAge International España.