Ekaterina, 70 años, de Voznesensk, Ucrania

Foto: © Agora / HelpAge International

Ekaterina llegó a Moldavia junto con miles de personas refugiadas que huían de la guerra en Ucrania. Compartimos su testimonio tras cruzar la frontera.

“Tengo 70 años. Soy de Voznesensk, una ciudad del sur de Ucrania.

Vine a Moldavia con la mujer de mi nieto y mi bisnieto. Mi nieto se quedó en Ucrania para defender el país. Mi bisnieto tiene un año y ahora no tiene padre ni tranquilidad. La guerra separa las almas. Rezo por mi nieto y por todos los que luchan ahora por nuestra patria Ucrania.

Después de decenas de horas en la carretera, con frío, por fin llegamos a un lugar donde ahora nos sentimos a salvo. Tenemos parientes en Moldavia y vamos a vivir con ellos.

La situación en la que nos encontramos ahora, junto con todo el mundo, parece una pesadilla.

Desde el primer día que vi las noticias en la televisión sobre lo que estaba ocurriendo en mi país, no podía creerlo. Me fui a la cama pensando que cuando me despertara, todo habría terminado, pero, por desgracia, no fue así. Cada vez hay más gente inocente que sufre, y eso es lo más doloroso.

En el momento de nuestra evacuación de Voznesensk había combates militares. Mientras hacíamos las maletas, oímos la alarma y los bombardeos cerca. No sabíamos cómo salir de la casa de forma rápida y segura. A mis 70 años, por primera vez en mi vida, sentí un miedo que no puedo explicar.

Cuando nos fuimos, la mitad de la ciudad había sido destruida. Después de que nos fuéramos, los puentes estaban destruidos y la ciudad atrincherada.

Me sentí horrorizada, sobre todo porque mis hijos estaban bloqueados en otra ciudad y no podían salir del territorio.

Me duele el alma por los niños que sufren en esta guerra. Cada vez nacen más niños en el metro de Kiev y en otros albergues destinados a los refugiados. Espero que todos ellos estén sanos.

Sigo esperando que todo termine pronto. Deseo que cuando todo acabe, tengamos un lugar al que volver. No sobreviviría a esto si la casa en la que he vivido toda mi vida, y en la que he puesto toda mi alma, dejara de existir.

Le pido al Señor que proteja a mis seres queridos de cualquier daño para que, cuando llegue el momento, volvamos a Ucrania y tengamos un lugar donde vivir.

Quiero que la gente sea sabia y consciente del peligro que corre y que comprenda que no hay que descuidar la vida de los demás. La ambición es inútil. Hemos llegado a un punto en el que la gente está muriendo, los niños están sufriendo, las madres están llorando porque no saben cómo será la vida de sus hijos después de la guerra. Si esta situación se prolonga, podría desembocar en una tercera guerra mundial.

Lo que más deseo es volver a sentirme en paz. Ahora mismo, no necesito nada más que un lugar donde dormir.

Agradezco al pueblo moldavo su hospitalidad, pero mi mayor deseo es volver a Ucrania y encontrar a mis seres queridos y mi hogar sanos y salvos.”

Lee el texto original en inglés.

Comparte

Colabora con HelpAge

Solo con una pequeña ayuda, el conocimiento, la experiencia y el liderazgo de las personas mayores puede marcar una gran diferencia para sus propias vidas y las de sus familias y comunidades.

También te puede interesar

Suscríbete a nuestro boletín

Suscríbete para recibir nuestro boletín y las noticias de HelpAge International España.